Cuando menos te lo esperas puedes padecer una enfermedad en tus oídos, con lo cual necesitarás un tratamiento para que recuperes tu audición o hasta el equilibrio cuando caminas. Te presentamos algunas de las más comunes:


Otitis: es una infección que se genera en el conducto auditivo externo y puede generarse por exceso de agua en los oídos o por una limpieza agresiva con un palito de algodón o hasta con un pasador.


Sordera: es la pérdida de la capacidad auditiva parcial, unilateral, bilateral o total. La sordera puede ser causada por herencia, como según unos últimos estudios han declarado que fue la razón por la cual el genio de la música Ludwig van Beethoven perdió la audición.


También puedes quedar sordo por una exposición a largo plazo al ruido o al sonido alto, esto último afecta mucho a músicos, recordemos el caso del cantante de rock Brian Johnson, de la famosa banda de hard rock AC/DC. O bien por algún golpe fuerte o traumatismo.


Meniere: trastorno auditivo que afecta el oído interno, el cual presenta síntomas a través del vértigo o náuseas, debido a la alteración del equilibrio.


Neuritis vestibular: es parecida a la enfermedad de Meniere, pero aquí la causa es la inflamación del nervio vestibular, situado en el oído interno.


Artículo realizado con información del sitio nicaragüense El Nuevo Diario